Turismo en Málaga: los 8 planes que no debes perderte

Málaga se ha convertido, de poco tiempo a esta parte, en uno de los destinos turísticos más demandados a nivel europeo. Así lo consignaba TripAdvisor a finales del año pasado, y nuestro éxito no hace más que crecer desde entonces. El turismo en Málaga deja de ser estacional y nos visitan durante todo el año.

Pero una vez aquí, ¿qué cosas no deberíamos perdernos? Hacer turismo en Málaga es una delicia. Es una ciudad no demasiado grande, accesible, con casi todos sus atractivos muy cercanos entre sí. Así que, sea una estancia larga o corta, te damos pistas sobre los lugares y los planes que tienen que estar, sí o sí, en tu agenda. ¡Comenzamos!

Pescado en un chiringuito

Da igual en qué época del año vengas: salvo en muy contadas ocasiones, puedes disfrutar de pescado frito en los numerosos chiringuitos. Y es que estos abren durante gran parte del año. O, si no, de restaurantes casi a pie de playa que ofrecen estos mismos productos. Los espetos de sardinas (se asan, ensartadas en una caña, en las brasas) son la especialidad. Pero no deberías dejar pasar una ración de boquerones fritos o un buen adobo. La ensalada malagueña o el ajoblanco son platos que aportarán un toque de frescor a la mesa, preferiblemente en verano.

Museos, museos, museos: el nuevo y emergente turismo en Málaga

Más adelante hablaremos de todos en profundidad, pero has de saber que a Málaga ya se la conoce como «la ciudad de los museos». Hoy, hacer turismo en Málaga sin visitar alguno de ellos deja coja tu visita. Elige, porque tienes para hacerlo: ¿te gusta el arte contemporáneo? Entonces, es obligado visitar el Centre Pompidou y el Centro de Arte Contemporáneo. Si venís con niños, es obligada la visita al Museo Interactivo de la Música de Málaga, donde podrán jugar con infinidad de objetos relacionados con la música.

Motor, arte ruso y mucho más

La Colección del Museo Ruso es una oportunidad exclusiva de conocer artistas clásicos y contemporáneos de aquel país. Además, disfrutarás de un trato exquisito por parte del personal. Para los amantes del motor, además, podrán encontrar exactamente al lado de este primero el Museo Automovilístico y de la Moda.

Volviendo al centro, encontramos el Museo Carmen Thyssen, que alberga distintas colecciones de los siglos XIX. Aunque el gran contenedor de obras de los siglos XIX y XX está en el Museo de Málaga. Este, además, alberga una amplísima zona dedicada a la arqueología.

¡Y no hemos acabado, hay más museos!

Picasso

Picasso es el gran artista universal y, además, nació y pasó sus primeros años en Málaga. Si quieres visitar la casa donde nació y disfrutar de una interesante colección de obra gráfica y de piezas de cerámica, has de acudir a la Fundación Picasso. A muy pocos metros de allí, el Museo Picasso cuenta con una extensa colección de obra del genial artista; en su mayoría, óleos, propiedad de sus herederos.

Pero hay más maneras de rememorar al malagueño.

Pasear por el casco antiguo

¿Cómo hacer turismo en Málaga sin conocer la ciudad que recorrió Picasso? Un paseo por el casco antiguo es una manera perfecta de pisar las mismas calles que el pintor hace ya más de 130 años. Lo mejor es comenzar en la plaza de la Merced, que es donde se encuentra su antigua casa (es decir, la mencionada Fundación Picasso), y bajar hacia el centro por la calle Granada. Enseguida encontraremos la iglesia de Santiago, donde lo bautizaron, y un poco más abajo, tomar la calle San Agustín, donde se encuentra el Museo Picasso, para ir a parar a la catedral. Por cierto: a la catedral los malagueños la conocen como La Manquita, porque una de las dos torres que la coronan está sin terminar.

Naturaleza y compras, a pocos metros entre sí

Una vez allí, conviene pasear por la plaza del Obispo y bajar hasta el paseo del Parque, una exuberante arboleda que, en un itinerario de ida y vuelta, nos conducirá hasta la plaza de la Marina. Desde allí, subiremos la calle Larios (peatonal y centro neurálgico del shopping local, con tiendas increíbles) hasta la plaza de la Constitución. ¡Un recorrido breve que nos hará empaparnos de aquella Málaga picassiana!

La Alcazaba

Este palacio-fortaleza de la época musulmana es de una belleza admirable. Se puede tanto subir a pasear entre las torres de la antigua ciudadela como disfrutarlo desde la calle Alcazabilla (junto a la plaza de la Merced), con el anfiteatro romano a sus pies. Una fotografía en movimiento que será aún más completa si te sientas a almorzar o a cenar en la terraza de El Pimpi, el mítico restaurante del centro de Málaga con vistas a este mismo lugar.

Gibralfaro

El monte de Gibralfaro es un lugar espectacular para divisar Málaga desde arriba. Por una parte, tienes el Parador. Allí podrás tomar un café en su terraza mientras disfrutas de una de las vistas más impresionantes de la ciudad. En días claros, se puede incluso atisbar el estrecho de Gibraltar. Para un turista en Málaga, una manera fascinante de hacerse con la ciudad de un vistazo.

Muy cerca está el castillo de Gibralfaro, construido para proteger la anteriormente citada Alcazaba. El castillo se comunica con ella por una suerte de camino en zigzag. Son dos magníficas formas de conocer Málaga desde arriba, pero no son las únicas.

Las terrazas y los bares de moda

Se han puesto de moda en los últimos años y con razón, porque el clima en la ciudad invita a vivirla desde fuera. Hacer turismo en Málaga hoy no se concibe sin una copa o una cena en uno de estos impresionantes áticos. Encontrarás un montón, pero estas son algunas de las más acogedoras:

  1. La del hotel Molina Lario;
  2. Terraza del AC Málaga Palacio;
  3. La del Room Mate Larios;
  4. La del Oasis Lounge, en la que, con suerte, podrás disfrutar de una actuación en directo.
  5. El Balneario, en Pedregalejo

Entorno Thyssen y Soho de Málaga: dos lugares para los más modernos

En la zona que rodea al museo Carmen Thyssen y en el Soho vas a encontrar bares para disfrutar de un entorno más hipster. Lugares como El Muro, donde podrás tomar una rica cerveza artesana, o el Gin Corner, son solo algunos de los muchos rincones en los que detenerte a escuchar música diferente y conocer la Málaga más moderna.

Un paseo por el puerto

El puerto de Málaga, de pocos años a esta parte, se ha convertido en un lugar ineludible para pasear. El Palmeral de las Sorpresas es un recorrido a pie ideal si vas con niños. ¡Verás qué columpios y atracciones gratuitos encuentras para ellos! En el Muelle Uno hay infinidad de bares y restaurantes para todos los gustos y bolsillos. Ah, y numerosas tiendas para adquirir recuerdos o moda. Allí precisamente se encuentra el Centre Pompidou, y al otro extremo está la noria de Málaga. No dejes de subirte a ella si quieres disfrutar de unas vistas irrepetibles de la ciudad.